Noticias

Mejor prevenir que curar: consejos para no dejar de pagar la hipoteca

Parece que, gracias a la leve mejoría de la economía española, el número de personas que no pueden hacer frente al pago de su hipoteca es cada vez menor. Sin embargo, la posibilidad de demorarse en el abono de las mensualidades sigue siendo muy real, ya sea por pérdida de trabajo o por cualquier otra circunstancia. Antes de firmar, debes seleccionar cuidadosamente el plazo para poder pagar tu hipoteca.

Lo primero que tienes que hacer es analizar tu propia situación económica y valorar si cuentas con un nivel de ingresos suficiente para abonar las mensualidades. Ten en cuenta que una hipoteca es una deuda que se mantiene vigente durante décadas, por lo que es imprescindible que tu trabajo sea estable y bien remunerado. Además, para que el banco tenga mayores garantías de pago, es aconsejable que el préstamo hipotecario tenga más de un titular.

No más de un 35% de tus ingresos

Si crees que cuentas con un sueldo suficiente, el siguiente paso para evitar problemas de endeudamiento será seleccionar un plazo de reembolso que te permita abonar una cuota asequible. En ese sentido, lo aconsejable es que no dediques más de un 30 ó de un 35 % de tus ingresos a pagar las mensualidades de la hipoteca y tus otras deudas vigentes (cuotas de otros préstamos, recibos de la tarjeta de crédito, etc.).

Pero tampoco debes pasarte y seleccionar un plazo de amortización muy largo para pagar poco dinero cada mes. Debes tener en cuenta que cuanto más prolongado sea el período de reembolso, más pagarás en intereses. Así que lo más conveniente será elegir un plazo que te permita abonar una cuota relativamente asequible durante el mínimo tiempo posible.

¿Y si te resulta imposible pagar la hipoteca?

Si sigues todas estas recomendaciones, tus posibilidades de caer en un impago serán más reducidas, pero no desaparecerán del todo. Por ejemplo, en caso de pérdida de empleo o de separación (si tu pareja es la cotitular de la hipoteca), es muy probable que tengas muchas dificultades para abonar las cuotas.

En estas situaciones, cuentas con diversas opciones a tu alcance para no demorarte en el pago de las mensualidades:

  • Negociar una prórroga con el banco, es decir, aplazar el pago de la cuota uno o varios meses.
  • Acordar un período de carencia total o parcial para dejar de abonar las mensualidades o pagar solo intereses durante un tiempo determinado.
  • Alargar el plazo de reembolso para que el importe de las cuotas sea más asequible.

En todos estos casos acabarás pagando más dinero en intereses, pero te saldrá mucho más barato que hacer frente a las sanciones que aplican los bancos ante los impagos: intereses de demora, comisión por reclamación de posiciones deudoras, etc. Eso sí, para evitar las penalizaciones es imprescindible que contactes de inmediato con la entidad en cuanto tengas algún tipo de problema económico. Si esperas hasta que se te cargue el recibo de la hipoteca, la cuota constará como impagada y se te aplicarán las sanciones pertinentes de manera automática.

The post Mejor prevenir que curar: consejos para no dejar de pagar la hipoteca appeared first on Fotocasa.es Blog.

Fuente: Noticias Mejor prevenir que curar: consejos para no dejar de pagar la hipoteca